Blog navigation

Últimas entradas del blog

El lavado de raíces en las plantas de cannabis

1033 Visitas 1 Gustó
 

El lavado de raíces es una técnica usada para eliminar los excesos de nutrientes de la planta de cannabis al final del cultivo o para eliminar bloqueos en algún momento del ciclo.

  

¿Qué es el lavado de raíces?

El lavado de raíces es el proceso por el cual el cultivador “lava” o “barre” con agua filtrada el exceso de nutrientes, fertilizantes y/o abonos aportado en los riegos y en el sustrato, con el objetivo de eliminar todo lo que la planta no haya absorbido, se transforme en un bloqueo por excesos, o de lo cual esta no se haya alimentado al llegar al término de su ciclo de cultivo. 

En este proceso, el agua actúa como un medio para limpiar y arrastrar los excesos de nutrientes que pueden quedar retenidos en el sustrato o al interior de las “venas” de la planta de cannabis.

Las razones por las cuales hacer un lavado de raíz pueden ser: aproximación a la fecha de corte, o bloqueos que estén impidiendo a la planta desarrollarse con normalidad. 

 

Lavado de raices por bloqueos de nutrientes y alto PH

A lo largo de un ciclo de cultivo las plantas de cannabis necesitan de luz, agua y nutrientes para desarrollarse de manera óptima.

Tanto el agua, el sustrato como los nutrientes aportados a través de los riegos constantes, deben tener un PH adecuado para no producir bloqueos en las raíces por sobrefertilización o exceso de sales, y así no provocar carencias a la planta de cannabis. 

Cuando se producen los bloqueos de nutrientes, la planta no puede absorber los fertilizantes o abonos con normalidad, y comienza a manifestar esta carencia con hojas amarillas, cogollos inconsistentes y en el peor de los casos, con la muerte temprana del cultivo.

 

Alto PH 

Cuando se cultiva cannabis se debe contar con un medidor de PH que pueda medir el agua de riego, el sustrato y los fertilizantes que se utilizarán a lo largo del ciclo de cultivo, sin embargo, en el mercado es posible encontrar tanto fertilizantes como sustratos con PH listo para usar, por lo cual estos no deben ser una preocupación para el cultivador y solo se debe prestar atención al agua.

El PH ideal para que la planta pueda absorber de manera normal cualquier nutriente debe estar entre los 5,5 y los 6,5 en floración.

 

Bloqueo de nutrientes o sobrefertilización

 

 

La fertilización aporta los nutrientes necesarios para que la planta de cannabis se desarrolle correctamente a lo largo del ciclo de cultivo, pero la sobrefertilización es dañina para ella.

Ya sea porque un nutriente esté bloqueando a los demás o por que hay un exceso de todos los nutrientes en conjunto, si sucede esto la planta aunque se encuentre bien fertilizada no podrá absorber de manera correcta ninguno de ellos y presentará carencias.

En este caso lo mejor es realizar el lavado de raíces y esperar a que la planta absorba nuevamente los nutrientes para fertilizar nuevamente.

Para quienes prefieran los fertilizantes minerales, se debe recordar que estos tienen excesos de sales que tienden a provocar bloqueos de absorción de la raíz, por lo que hay que prestar especial atención a las carencias en la planta para realizar el lavado de raíces de manera oportuna y recordar hacer este proceso con tiempo hacia el final del cultivo para obtener una cosecha limpia y con los terpenos intactos.

  

 

Lavado de raíces antes del corte 

Siempre se ha creído que esta técnica es fundamental para terminar el cultivo y no hubo estudios disponibles hasta Impact of different flushing times on quality and taste in cannabis sativa L. de RX Green Technologies publicado en octubre de 2022, los cuales comparan los días previos de lavado.

Este lavado de raíces final además de tener como objetivo limpiar los excesos de nutrientes, pretende neutralizar cualquier sabor a fertilizante y proteger al consumidor de la ingesta de residuos minerales que puedan quedar en la planta para no ser combustionados al fumarla o al consumirla de cualquier manera.

Cada cultivador tiene sus propias maneras de realizar los lavados de raíces, pero te mencionamos dos.

 

Lavado de raíces: Técnica de arrastre. 

Esta técnica la cual no recomendamos, consiste en doblar la cantidad de litros de agua por los litros de la maceta en la que se está cultivando, es decir, para una maceta de 11 litros, la cantidad aproximada a usar sería: de 0 litros hasta “que el agua salga clara” con tope de 22 litros de agua filtrada o destilada.

Luego de realizar este procedimiento las raíces quedarán encharcadas, muy débiles y propensas a aparición de hongos, por lo que hay que hacer este proceso con cuidado y nunca por la noche.

Si se realiza este procedimiento para bloqueo de nutrientes, no se debe volver a regar con fertilizantes hasta comprobar que el bloqueo haya pasado, para esto es fundamental la observación de las hojas.

Si se realiza este procedimiento antes del corte, se debe esperar que la planta seque por completo y cortar. Si se quiere regar una vez más por que pueden quedar aún nutrientes que pueden ser aprovechados, se debe regar solo con agua filtrada en una última instancia antes del corte.

 

Lavado de raíces: Técnica de absorción natural. 

Esta técnica, recomendada por BSF Seeds y Mariano Duque, requiere de programación y es la utilizada por cultivadores experimentados. 

Este método es muy simple, sólo se requiere que 15 días antes del corte de la planta se deje de regar con fertilizantes para hacerlo con agua filtrada bajando el EC hasta el final, momento en el que la  planta (hojas) debe estar totalmente amarilla para el corte.

Lo que conseguimos con esta técnica es que la planta consuma el total de los nutrientes que están en su sistema no añadiendo más de forma artificial justo antes de la cosecha.

 

 

Lavado de raíces en medio hidropónico

Aunque no lo parezca, también se realizan lavados de raíces hidroponía y resultan muy beneficiosos y necesarios al igual que en el medio tradicional de cultivo. En esta oportunidad @vasilli_arg  cultivador de la comunidad BSF Argentina, nos enseña su técnica para el medio hidropónico:

Al llegar a las instancias finales de nuestro cultivo y cuando los tricomas vayan tomando la tonalidad deseada, comenzaremos con el proceso de lavado de raíces de la planta de cannabis para limpiarla de excedentes y para que consuma sus últimas reservas de nutrientes, de esta manera  evitamos el mal sabor de boca y la ceniza negra que son característicos de cultivos que no fueron correctamente lavados.

Para medios hidropónicos, bastará con reemplazar la solución nutritiva o el fertilizante que hemos usado a lo largo del cultivo por agua con EC 0.0, cómo es el caso del agua destilada, o de no ser posible, utilizaremos agua del grifo previamente filtrada. 

Ajustaremos el PH a 5.5 y lo estabilizaremos.

Luego de esto, la planta al no encontrar los nutrientes presentes en la solución, comenzará inmediatamente a consumir sus reservas y dependiendo de la variedad podremos identificar la tonalidad de sus hojas con un estilo otoñal. 

Pasadas 48hs habremos terminado nuestro proceso y estaremos listos para comenzar la cosecha.

 

 
¿Te resultó útil esta entrada de blog?

Deja un comentario

Código de seguridad
  • Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña