Blog navigation

Últimas entradas del blog

¿Qué necesito para cultivar en interior?

1787 Visitas 5 Gustó
1 Comentario
(5)
 

El cultivo interior o “indoor”, se realiza en un ambiente cerrado y óptimo para el desarrollo de las plantas de cannabis dando al cultivador el control completo del cultivo.

 

¿Qué es el cultivo indoor de cannabis?

El cultivo "indoor" o cultivo interior es un método de cultivo de cannabis, y que se lleva a cabo en una carpa o sala de cultivo.

Este tipo de cultivo le permite a los cultivadores controlar el crecimiento, producción y tiempo de floración de las plantas de cannabis siguiendo parámetros regulados de cultivo en temperatura, humedad, luz y agua.

Para que este tipo de cultivo tenga éxito, es necesario contar con las herramientas adecuadas en todas las fases de la planta de cannabis y así asegurar un buen rendimiento. No recomendamos comenzar un proyecto interior sin contar con los materiales básicos porque es muy probable que no se lleguen a  buenos resultados y el cultivador termine perdiendo tiempo y dinero.

  

¿Por qué cultivar en interior?

El cultivo interior permite tener un mayor control sobre el ambiente en el que crecen las plantas obteniendo resultados optimizados en cada etapa, cosechas más rápidas y/o más productoras con el control de la iluminación y más ciclos de cultivo por año.

El  cultivo indoor también es muy útil para aquellos que desean cultivar en climas fríos, o en ambientes donde las condiciones ambientales no son propicias para el crecimiento de la planta.

 

  

PEQUEÑA GUIA PARA EL CULTIVO INTERIOR

El cultivo interior requiere de cuidados y dedicación además de materiales básicos para su buen funcionamiento. Aquí te dejamos una pequeña guía para comenzar tu proyecto en una carpa de cultivo

 

1- Preparación: ¿Qué deseo conseguir y en cuánto tiempo?

Esta pregunta es fundamental antes de partir tu proyecto de interior ya que te permitirá medir el avance del cultivo basado en objetivos concretos. 

En este primer paso deberás elegir las variedades a cultivar por: tipo de semilla, genética, nivel de producción y tamaño.  

No es lo mismo cultivar genéticas de procedencia sativa que indicas, semillas autoflorecientes o fotoperiodicas, ya que tienen características, tiempos de floración y ciclos de luz diferentes, por lo que su resultado será distinto.

Además, tendrás que elegir el tamaño de la carpa de cultivo según el espacio con que cuentes y el tiempo que tengas para dedicarle a tu proyecto de interior.

 

Elección de variedades: 

Todas las variedades de BSF Seeds tienen una ficha técnica genética en la cual se indican los parámetros de producción interior y exterior, el tiempo de floración para las fotoperiódicas (fem) y el ciclo de cultivo completo para las autoflorecientes (auto). 

Esto nos sirve para tener un parámetro ideal de producción en cultivo óptimo. Es importante mencionar que este es solo un indicador general y  dependerá de la experiencia del cultivador el resultado final.

 
Variedades Autoflorecientes:

Estas variedades producen un poco menos que las fotoperiódicas y no se necesita cambiar su ciclo de iluminación en todo su cultivo manteniéndose en 20 horas de luz y 4 de oscuridad constantemente.

 

Variedades Faster Flowering:

Estas variedades tienen la misma producción que las fotoperiódicas (fem) pero con un tiempo de floración acotado. En vegetación su ciclo lumínico es de 18/6 y se necesita cambiar el ciclo de iluminación para que pasen a su fase de floración a 12/12.

 

Variedades Fotoperiódicas:

Dependen del cambio del ciclo de luz para que florezcan. Estas variedades son las llamadas de “6 meses” ya que su cultivo en exterior tarda aproximadamente eso. En interior, luego de 2 a 3 semanas de crecimiento con un ciclo lumínico de 18/6 , se puede cambiar el ciclo a 12/12 para que comiencen su etapa de prefloración y floración. Tienen un alto nivel de producción y estabilidad genética. 

 

Variedades de predominancia índica y sativa:

Las variedades de predominancia sativa tienden a tener un periodo de floración más largo que las índicas, y sus ejemplares son más altos y ramificados. Las variedades de predominancia indica, son de estatura media-baja y tienden a crecer tipo arbusto pequeño con grandes hojas laterales.

 
Variedades de gran producción v/s espacio:

Las variedades que son más productivas pueden ser una buena alternativa para tu proyecto de interior, pero debes tener en cuenta el espacio que estas requieren para desarrollarse óptimamente. 

Las variedades recomendadas para producción son toda la línea Gorilla Kingdom, Rainbows, El Gaucho, Green Tiger, Blueberry, Critical +2 y Moby D. Las variedades que controlan mejor el espacio interior en cuanto a espacio, son Double Cookies, OBG Kush, y Tangie.

 

 

 

Espacio interior para cultivo.

Elige un lugar limpio y despejado para tu carpa de cultivo, donde sea posible controlar la temperatura, humedad y luz, asegúrate de tener una ventana cerca para la salida de tubos de extracción hacia el exterior y también un espacio suficiente alrededor de tu carpa de cultivo para poder trabajar tus plantas. 

Revisa los enchufes del lugar. Deja el cableado fuera del área de riego, ordenado y no lo  aprietes contra las murallas de la carpa, toma todas las medidas necesarias para prevenir un accidente por razones eléctricas.

Te recomendamos elegir un espacio que puedas controlar tomando en cuenta el tiempo que le dedicaras a la observación y cuidado de tus plantas. 

  

Cantidad de plantas por m2

La cantidad de plantas por metro cuadrado dependerá del tamaño de las macetas, el tipo de luz que se utiliza y la genética. 

El tamaño de las macetas nos indica en proporción, cuánto podrían crecer nuestras plantas. Hay cultivadores que prefieren macetas de 11 litros para las feminizadas, otros de 7 litros para controlar el espacio, algunos cultivan en macetas de 5 litros variedades autoflorecientes para ciclos cortos sin mucha estatura y quienes combinaciones de podas como SOG  o LST y cultivan de una a 4 plantas en macetas grandes sobre de 18 o 20 litros. 

Como en toda etapa del cultivo esto dependerá del objetivo de cada cultivador.

En un indoor de 1m2 con macetas de 11 litros puedes cultivar hasta 9 plantas. En los mismos metros cuadrados con macetas de 7 litros puedes tener 12 ejemplares. 

El tamaño de la maceta disminuye o aumenta la cantidad de plantas al interior de nuestra carpa y  regula el tamaño máximo aproximado que alcanzarán.

Las plantas en macetas de 5 litros tienen un crecimiento promedio de 60- 65 cm de altura y las cultivadas en macetas de 11 litros pueden llegar hasta un poco más del metro de altura.

Desde esa medida debes considerar por lo menos 80 cm más para la iluminación y distancia de las plantas. Ten en cuenta que en floración las plantas se estiran, por lo que siempre será mejor tener más espacio para moverte con tranquilidad, que plantas apretadas entre si y pegadas al techo del indoor quemando los ápices de la planta.

En general, se recomienda dejar suficiente espacio entre las plantas para que puedan crecer y desarrollarse adecuadamente, sin competir por recursos como la luz, el agua y los nutrientes. Si las plantas están muy juntas, pueden crecer de forma desigual y ser más susceptibles a enfermedades y plagas.

La iluminación que utilices también determinará la cantidad de plantas por m2 que puedas cultivar en tu carpa de cultivo. Cada foco entrega una intensidad lumínica que cubre un cierto espacio en tu indoor, por lo que a mayor cantidad de plantas más luces.

 

 

2:- Materiales necesarios para el cultivo interior.

Armar un indoor es un proceso que requiere de una planificación y algunos materiales básicos para una carpa de cultivo.

  

Carpa de cultivo:

En general todas poseen la misma estructura de armario tipo cubo, pero se diferencian en materiales de fabricación, en la calidad de los cierres, metros cuadrados, altura, etc, 

  

Iluminación:

La iluminación es clave para el crecimiento de tus plantas. Para un interior es recomendable utilizar luces LED o HID (de alta intensidad de descarga). También debes tener en cuenta la cantidad de luz que necesitan tus plantas según su etapa de crecimiento. Ten en cuenta que el espacio que se encuentra debajo de un foco de cultivo estará mejor iluminado que los bordes y esto provocará que las plantas de los costados no se desarrollen adecuadamente.

 

Ventilación:

La ventilación es importante para controlar la temperatura y la humedad dentro en tu indoor. Debes asegurarte de tener un buen sistema de ventilación para evitar problemas de moho y enfermedades en tus plantas. Dependiendo del tamaño de tu armario de cultivo, tendrás que considerar uno o más extractores y ventiladores.

 

Medidor de PH Y EC:

El agua es un factor importante en el crecimiento de tus plantas. Debes estar seguro de que tus plantas reciben la cantidad de agua adecuada y que no se acumula en el sustrato. Puedes utilizar medidores de pH y de EC para controlar el pH y la conductividad del agua que utilizas.

  

Temporizador:

El temporizador te permite regular los horarios de luz y riego.

 

Filtros de carbono:

Son muy necesarios  en la etapa de floración ya que nos ayudan a que el olor se filtre y no salga al exterior. Cuando el aire atraviesa el filtro, el carbón en su interior captura los terpenos de este mientras pasa el aire evitando así que el olor a cannabis en flora salga por todos lados. Se debe dirigir este aire hacia una salida al exterior como una puerta o ventana con ayuda de los extractores.

 

Termohigrometro: 

Permiten controlar la temperatura y humedad. 

 

Sustrato:

El sustrato es el medio en el que las plantas crecerán. Puedes utilizar sustratos orgánicos o inorgánicos. También puedes mezclar diferentes tipos de sustratos para obtener mejores resultados.

 

Nutrientes:

Las plantas necesitan nutrientes para crecer fuertes y saludables. Puedes utilizar fertilizantes orgánicos o inorgánicos para proveer a tus plantas de los nutrientes que necesitan.

 

Control de plagas:

Debes estar preparado para controlar cualquier plaga que pueda aparecer en tu interior. Puedes utilizar productos orgánicos o inorgánicos para controlar plagas y enfermedades.

 

Monitoreo :

Es importante monitorear constantemente tus plantas para asegurarte de que están creciendo bien. Debes revisar la temperatura, la humedad, la iluminación y cualquier problema de plagas o enfermedades.

Siguiendo estos pasos, podrás armar tu propio interior y cultivar tus propias plantas en casa. Recuerda que es importante tener paciencia y dedicación para obtener los mejores resultados

 
¿Te resultó útil esta entrada de blog?
  • Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña